lunes, 22 de agosto de 2016

El crimen de La Casa Pajisa de Rojales


Ha llegado hasta nuestros días como el eco de una antigua leyenda, un cuento que se narra desde el tiempo que ya nadie recuerda.

En la huerta de Rojales, había una casa a la que todos llamaban “La Casa Pajisa”.

Se dice de esta casa, que por las noches se oye llorar a niños invisibles, gemir a mujeres fantasmales e incluso aullar a los lobos.

Lo cierto es que esta casa tiene una historia oscura tras de sí.

A finales del siglo XIX, una familia trabajadora que estaba compuesta por el padre, la madre, sus siete hijos y un sobrino huérfano que era mudo, aparecieron asesinados. (Bueno, excepto el mudo).

Los vecinos interrogaron al huérfano y este les contó lo ocurrido dibujando en las entrañas de un árbol.

“Los Robles” fueron considerados los culpables de aquella matanza.

Fueron detenidos y juzgados.

Según investigaciones posteriores, se descubrió que la causa de la tragedia había venido por la muerte accidental de uno de los animales de compañía de la familia de “Los Robles”.

Estos, desairados y enemigos declarados desde siempre de sus vecinos, tomaron venganza y pasaron a cuchillo a todos los que pillaron desprevenidos en la casa el 26 de octubre de 1850, que según una publicación de la época, se trató realmente del matrimonio, con la mujer embarazada, dos hijos y la niñera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario