viernes, 17 de marzo de 2017

Crónicas de Orihuela: La moneda falsa


Eran las 9:30 de la noche del 15 de noviembre de 1892.

Los vecinos del Rabaloche se quedaron asustados pues presenciaron la aparición de un grupo de hombres armados hasta los dientes.

La mayoría sujetaban con firmeza grandes escopetas.

Se pudieran contar hasta doce personas.

Los vecinos se asustaron tanto que entraron en sus casas y cerraron las puertas y ventanas por si acaso.

La comitiva llevaba un rumbo fijo, se dirigían al centro de la ciudad.

Alguno de los vecinos que había reconocido el rostro de alguno de aquellos hombres peligrosos, se animó a seguirlos para ver que sucedía.

Se detuvieron a las puertas de la cárcel.

¿Qué había sucedido?

Todo comenzó en el barrio de Bonanza. Allí , en una Venta conocida con el nombre de “La Basilisa” habían entrado cinco sujetos desconocidos que parecía provenían de la región de Murcia.
Se tomaron unas copas y cuando sus cuerpos y gaznates ya estaban saciados, pagaron al posadero.

En ese momento, se encontraba atendiendo la Venta el hijo de la dueña que de manera descarada pero no descortés rechazó la moneda por considerarla falsa.

El pagador, mostró fingida indignación, sacó su arma y le disparó cinco tiros a quemarropa al ventero.

Demos gracias a Dios por que ninguna de las heridas fue de gravedad.

Sin casi tiempo para reaccionar, entró por la puerta el pedáneo que inmediatamente puso orden y detuvo a cuatro de los cinco sospechosos.

El criminal había puesto pies en polvorosa.

Se presentaron a la orden algunos vecinos que trajeron consigo sus armas para cuidado de que todo se respetara y acompañaron a los arrestados y a su captor.

La Guardia Municipal que presa servicio en el Rabaloche consiguió atrapar al quinto personaje que fue puesto a disposición judicial.





No hay comentarios:

Publicar un comentario