miércoles, 20 de julio de 2016

La Leyenda de Rojales: La Historia de la niña del Pozo


Cuentan de una niña que unos ojos malvados desearon.

Fue raptada con 11 años y llevada a un descampado en donde un hombre la forzó para luego echar su cuerpo malherido a un profundo pozo.

Como resulta que estaba seco, se puso el maldito a echar piedras para ver si con acierto la mataba. Y creyéndola muerta fue a aparentar normalidad con sus vecinos.

Pasaron unos días y quiso la providencia que un pastor que se acercara al pozo viese al fantasma del hombre echando piedras y llamando a la niña.

Fue corriendo a dar la alarma al ayuntamiento y las autoridades se pusieron en marcha para averiguar si en el interior de pozo estaba la niña desaparecida.

Bajaron con una cuerda y la hallaron asustada pero viva con heridas en la cara.

Extrañados de que siguiera viva después de haber pasado tanto tiempo, le preguntaron cómo eso era posible.

Ella respondío que cuando el hombre malo le tiraba piedras, una mujer hermosa la cubría con un manto evitando así que sufriera el menor daño.

Consiguieron sacarla del pozo y la llevaron a la Iglesia pues había indicios de milagro.

Y esta al encontrarse frente a la imagen de la Virgen del Rosario repetía sin cesar que esa mujer era la que la había protegido.

Y como esta historia está basada en hechos reales, me toca decir que al hombre malo lo llamaban el Tío Isabeleto y que después de sufrir el castigo de cárcel, un hijo suyo nació sin la mano con la que el padre había arrojado las piedras sobre la niña.

Más datos:




No hay comentarios:

Publicar un comentario