lunes, 7 de diciembre de 2015

Las caras de Bélmez vistas por un oriolano



Era un deseo que tenía y que no encontraba la ocasión para satisfacer.
En los programas de misterio como Milenio 3 o Cuarto Milenio siempre era algo que se nombraba con una autoridad tal como fenómeno paranormal de proporciones mundiales que era difícil no desear verlo algún día con tus propios ojos.

Así que encontré la excusa perfecta para darme una vuelta por allí: LA BODA.

Planeamos un viaje por Granada para localizar la tumba de la reina más famosa que ha parido España La Reina Isabel la Católica.

Y después de maravillarnos con las cosas más espléndidas de esa querida ciudad, pensamos que de regreso, nos desviaríamos un poco y pasaríamos antes por Jaén en busca de Bélmez de la Moraleda.

Así que llegó el día y nos pusimos en marcha.



Cuando llegamos al pueblo descubrimos yo y mi mujer que se trataba de una localidad sencilla de aspecto rural que no se diferenciaba de otras.

Tras preguntar a unos vecinos que nos informaron muy amablemente llegamos por fin a la puerta de la casa.



Por fin iba a saciar mi curiosidad.

Lo cierto es que al entrar en la casa uno se espera un caserón más grande y que las caras de las que tanto se ha hablado están más en el interior.

Pero no es así.

Nada más entrar a la casa ya tienes que llevar cuidado de no pisarlas.



Generalmente siempre hay un familiar que te recibe y te va enseñando el fenómeno con un palito y te hace una breve descripción de lo que estás viendo.

En algunas ocasiones es un poco difícil distinguir la cara del resto de extrañas figuras que forman el suelo pero hay otras que es cierto que son muy claras y que de manera natural son interpretadas por nuestro cerebro como caras.

Estás son las fotos que el familiar de María Gómez Cámara, la madre que dicen parió al fenómeno me dejó hacer.

Incluso me invitó a hacerme una foto junto a las caras más famosas de Bélmez.










Y vosotros ¿qué pensáis del fenómeno? ¿sois capaces de distinguir los rostros?

Después de visitar la casa me dirigí en busca del museo y fue impresionante tener para mí sólo tanta información. Lástima que mi mujer esperaba en el coche y tuve que dar un repaso rápido a todo lo que allí se podía leer y visionar.





No hay comentarios:

Publicar un comentario