jueves, 15 de octubre de 2015

Dos hechos curiosos relacionados con las sectas en Orihuela



Que Orihuela es cuna de Sectas Indefinibles ya es un hecho constatado que he puesto de relieve en este Blog en alguna de las publicaciones anteriores.

Un ejemplo claro lo tenemos en este relato que me ha contado hoy un sacristán del que no voy a dar el nombre ni tampoco la Iglesia a la que pertenece.

Me cuenta el hombre que hace tan sólo unas semanas se encontraban todos en la Iglesia a la hora de dar la comunión.
La gente se acercaba guardando su turno en la larga cola que se alejaba hasta el sacerdote.
En una de las filas había una mujer de aproximadamente 54 años.
Cuando llegó su turno, colocó la mano en posición horizontal para que el sacerdote le pusiera  la sagrada forma encima.
La mujer se dio la vuelta y se marchó con toda normalidad con la ostia en su mano.
Pero uno de los sacristanes que acompañaban al sacerdote notó algo raro y la siguió con la vista.
No observó ningún gesto que hiciera interpretar que la mujer se llevaba a la boca la forma sagrada.
Uno de los que se habían dado cuenta del acto fue tras ella y le pidió a la mujer que se detuviera justo antes de que saliera por la puerta.
La mujer sujetaba algo con su mano.
El hombre la increpó para que o bien se comiera el cuerpo de cristo o bien que se la devolviera y la amenazó con avisar al sacerdote.
La mujer se negó a comérsela y tras unos instantes de gran tensión se la dio al hombre para que se la devolviera al cura y se marchó por la puerta como si no hubiera sucedido nada.

Hechos de esta índole deben de ocurrir con bastante frecuencia y aunque no sea una prueba  de la existencia de las sectas que he mencionado sí demuestra que hay muy poco respeto por las costumbres eclesiásticas.

¿Qué querría la mujer de la forma sagrada?
¿Sacarla de la Iglesia con qué fin?

Todos sabemos que las sectas satánicas celebran misas negras en donde precisan de formas sagradas para mancillarlas.



Este hecho me recuerda otro que me contaron cuando yo era un niño y que recuerdo de la siguiente forma:

Era un día de recolección de frutas en el campo.
El capataz se paseaba por la finca echando un vistazo a la cosecha para cerrar el trato con el propietario, dar su aprobación y que vinieran pronto las cuadrillas a recoger los frutos maduros que colgaban de los árboles.

A esto que al pasar por uno de los huertos de Hurchillo oyeron a lo lejos como unas voces humanas recitaban algo en lengua desconocida.

Los dos hombres se sintieron sorprendidos y mordidos por la curiosidad decidieron acercarse al lugar.

Cuando llegaron al espacio que hay entre dos filas de árboles se toparon con un gentío que en su mayoría  lucían ropajes de color negro y recitaban todos a la vez unos versos muy extraños.
También se percataron de que había gente en cueros.

El Dueño se exaltó tanto que entró en cólera y los echó de allí.

Los ensotanados, recogieron sus bártulos y abandonaron la finca.

Nunca supe qué clase de religiosos fueron estos.

Y esto lo escuché de boca del capataz que fue testigo de tal hecho.

No es mi intención enemistarme con ningún culto religioso. Cada uno es libre de elegir su propio camino.

Sólo dejo constancia de hechos que a la mayoría de los oriolanos les parecerán por lo menos curiosos.









No hay comentarios:

Publicar un comentario