domingo, 31 de julio de 2016

¿A qué jugaban los oriolanos antes de que llegara POKEMON GO?


EL JUEGO DE MOROS Y CRISTIANOS

Este que aquí os voy a comentar es un juego tan antiguo como LA ARMENGOLA.

Un juego al que miles de niños han jugado a lo largo de la historia de Orihuela y que tiene su origen en los tiempos de la reconquista.

Estas son las reglas:

Se hacen 2 equipos con un número idéntico de jugadores que no puede pasar la decena pero tampoco ser menor de 5 personas.

Sobre una superficie llana se trazan dos líneas rectas en los extremos de lo que será el campo de juego, una frente a la otra que sirven para representar los castillos de los dos bandos.

Se trazan también otras dos líneas en los laterales con un punto central que será reservado para las mazmorras de cada equipo.

Cada equipo se sitúa detrás de su línea, con los jugadores formando barrera pegados unos junto a otros y tendrán una mano adelantada como si se tratara de mendigos hambrientos en busca de limosna.

Debe haberse sorteado previamente qué equipo empieza.

El jugador que inicia la partida saldrá del castillo y se pondrá frente a los jugadores contrarios a lado interior de la línea pero sin cruzarla.

Va pasando la mano con suavidad por encima de cada una de las manos tendidas.

Por sorpresa golpeará con más fuerza en una de las manos y saldrá corriendo para dirigirse a su castillo.

El que ha sido golpeado en la mano con más fuerza saldrá en carrera en su persecución antes de que su rival traspase la línea de su castillo.

Si consigue alcanzarlo antes tocándolo, lo convertirá en prisionero. Si no, se repetirá otra vez el proceso pero esta vez con el jugador que fue “agraviado”.

Haya hecho prisionero o no, los turnos e van alternando con el jugador que salió en carrera al ser seleccionado.

Eso significa que ahora le toca al otro bando repetir la misma operación.

Aprovechando la salida de uno de sus jugadores será este el encargado de pasar la mano por encima de las de los adversarios.

La manera de liberar a los jugadores prisioneros es la siguiente:

Si el jugador que regresa al castillo corriendo toca a uno de los suyos y este no es atrapado por el adversario que corre tras el prófugo podrá declararse libre y regresar a su vez también a su castillo de origen.

Gana el equipo que hace prisioneros a todos los del equipo contrario.
Se puede pactar de antemano una duración de los combates y el equipo que más prisioneros haya hecho es el que gana.

Los equipos se han de formar de forma completamente aleatoria para que no haya favoritismos.

Sólo se puede liberar a un jugador cada vez.

Para que no haya ningún tipo de malentendido, hay que distinguir bien entre caricias y golpeteo sonoro que es el aviso de que se ha declarado la guerra al jugador.





No hay comentarios:

Publicar un comentario