domingo, 4 de septiembre de 2016

El cadáver flotante del río Segura


Sábado 1 de noviembre de 1902
Caminaban los oriolanos junto al río cuando alguien divisó un pequeño bulto flotando en sus aguas.

Con la vista echada al frente acudieron algunos curiosos a intentar divisar qué era eso que era arrastrado por el caudal del Segura.

Al llegar el curioso objeto a la altura de donde se encontraban los observadores, ninguno quiso dar crédito a lo que allí pudieron contemplar con más detenimiento.

El bulto resultó ser el cadáver de un niño recién nacido que alguien, algún vándalo asesino se había atrevido a arrojar al río con el fin de acabar con su vida. O peor todavía, habría nacido muerto y arrojado a las aguas en vez de haber recibido cristiana sepultura.




FUENTE:
LUZ DE LA COMARCA, Sábado 1 de Noviembre de 1902.

No hay comentarios:

Publicar un comentario