jueves, 12 de enero de 2017

Orihuela Curiosa: La "Manosanta" de la Corredera



Me cuentan algunos ancianos que durante la década de 1940 había en la calle de la Corredera una mujer muy popular que ejercía de curandera.

Dicen que su especialidad era la cura del dolor de riñones, reuma, artrosis y molestias generales en los huesos.

Para sus curas utilizaba una caña de gran flexibilidad que venía a ser tan larga como el palo de una escoba cortada por la mitad.

La mujer, apoyaba la punta de las dos medias cañas a la altura de la cintura de aquellos que solicitaban sus servicios, una en cada costado quedando en paralelo pues las otras dos puntas las colocaba sobre su propia cintura.

A continuación, recitaba una serie de plegarias que sólo ella conocía y que nadie conseguía escuchar ya que eran pronunciadas en voz muy baja.

Se le veía mover la mano varias veces haciendo el gesto de santiguarse y ordenaba a todos los asistentes que hicieran lo mismo.

Todos eran testigos de un prodigio. Pues con sus propios ojos observaban como las medias cañas se iban doblando hacia adentro al tiempo que se rezaba.

Si las dos partes se tocaban, la curación milagrosa ya se había producido.

Si por el contrario, no lo hacían, se instaba a la persona aquejada del mal que volviera el próximo día para una nueva sesión.



No hay comentarios:

Publicar un comentario